11. Lucas en Indywood

La noche de la inauguración fue el homenaje a los sponsors y financiadores del cine, 50 billonarios, que supuso entrega de diploma y pequeño discurso de agradecimiento de cada uno de los billonarios.

Enseguida nos desquitamos con una cena de ensueño, alrededor de la piscina del Sitara Hotel donde nos hospedábamos, dentro del mismo Ramoji city film. Es un hotel como de Hollywood, al gusto de las superproducciones.

La exhibición de la película de Lucas fue en las salas del estudio. Primero ingresamos por la red carpet con muchas luces y nube de periodistas, una corta presentación y entrega de diploma. El Festival nos pareció incomprensible al inicio, con muy poco público pues es un festival mas para prensa y mercado que público, debido a la lejanía respecto a la ciudad de Hyderabad, a 40 minutos.

La rueda de prensa fue muy interesante y Lucas se desenvolvió muy bien. Al menos yo entendía más el inglés de Lucas que el de los Indios.

Traen grupos de niños de colegio, que andan por todas partes pidiéndonos autógrafos y haciéndose selfies con nosotros.

Eramos realmente muy exóticos para ellos.

El público y los intercambios cinematográficos se hacen con los vecinos: esto es, los chinos, vietnamitas, coreanos. Toda la otra mitad del mundo.

Del lado de acá solo estábamos nosotros cuatro colombianos, dos portugueses y un chileno, de lo que pudiéramos catalogar como  “blanco, occidental y cristiano”. O sea siete.